Cemento latinoamericano fortaleció su negocio en 2009


24.12.09
Ir Arriba

Contactar Editor
Imprimir
Recomendar

21A pesar del contexto de crisis global, los países de la región no sufrieron caídas estrepitosas en el mercado cementero, algunos sostenidos por planes de infraestructura oficiales, otros por el envión remanente del crecimiento de la construcción en años previos. La crisis sí golpeó duro en México.

Por Walter Duer, Buenos Aires

A pesar de que las previsiones eran muy negativas, considerando el contexto de crisis global, el negocio del cemento en América Latina tuvo un año aceptable. Si bien no se notó un gran crecimiento en el sector en ninguno de los países, tampoco se sufrieron grandes caídas, a excepción de México.

Brasil, con su producción anual de casi 52 millones de toneladas, no sólo es el líder regional sino que, además, es el 5º país en el ranking mundial de consumo de cemento, superado sólo por China, India, Estados Unidos y Rusia, puesto alcanzado en 2008, año en el que ascendió cuatro escalones.

Según Sergio Maçães, presidente del Sindicato Nacional da Industria do Cemento (SNIC), la crisis global, que afectó fuertemente al sector, “tuvo un impacto menor, al punto tal que hasta se registró un aumento del consumo en los meses difíciles”. Respecto del desempeño en 2009, Maçães destacó las “obras de infraestructura y la promoción de programas habitacionales para las poblaciones de menos recursos del país” como dos de los factores que evitaron una baja pronunciada del negocio, aunque el mercado se mostró estancado.

El líder del mercado brasileño es Votorantim, seguido por João Santos, Cimpor, Camargo Corrêa, Holcim, Lafarge, Ciplan e Itambé. Entre estos ocho grupos se reparten más del 85% del negocio.

De acuerdo a los datos de CANACEM (Cámara Nacional del Cemento), siete organizaciones se reparten el negocio en México: Cemex (que tiene 15 de las 32 plantas que hay en el país), Holcim Alpasco, Moctezuma, GCC, Lafarge, Cooperativa La Cruz Azul y Cementos y Concretos Nacionales. Con niveles de producción anuales de casi 38.8 millones de toneladas, el país ocupa, por lejos, la segunda colocación a nivel regional. A diferencia de lo que ocurrió en Brasil, el negocio en México sí ha sufrido el impacto del contexto económico desfavorable. Por ejemplo, Cemex experimentó durante el segundo trimestre de 2009 una caída del 34% en ingresos comparado con el mismo período del año anterior (la cifra baja al 20% si no se considera la salida de la compañía del mercado venezolano). Durante la presentación de los resultados, Héctor Medina, vicepresidente ejecutivo de finanzas y legal de la empresa, afirmó que “continuaremos con nuestros esfuerzos para  ser una organización más eficiente y alcanzar flexibilidad financiera, y así posicionarnos estratégicamente para el crecimiento futuro, cuando la economía global se estabilice”.

Que se vengan los chicos

Sin alcanzar los niveles de Brasil o México, otros países de la región han mostrado un desempeño más que aceptable en los últimos años. En Colombia, el mercado está dominado por un conjunto muy pequeño de empresas, constituido por la suiza Holcim, la mexicana Cemex y la local Argos, que ostenta el 51% del negocio de ese país. Según informa el Instituto Colombiano de Productores de Cemento (ICPC), la producción de cemento gris en 2008 alcanzó los 10.4 millones de toneladas, lo que consolida al país en la tercera posición regional, aunque el cimbronazo de la crisis se sintió fuerte: durante los primeros cuatro meses de 2009 se produjeron 3 millones de toneladas, un 15% menos que en el mismo lapso de 2008.

El año pasado, Argentina produjo 9.8 millones de toneladas. La caída de 2009 no fue tan brusca con una baja de solo 4,4% durante los primeros nueve meses del año, de acuerdo a la información de la (Asociación de Fabricantes de Cemento Portland (AFCP). Osvaldo Schutz, director comercial de Loma Negra (la operación argentina de la brasileña Camargo Correa, que tiene una participación del 49% del negocio),  “a pesar de la caída en las ventas de 5% que se espera para 2009, se trata de uno de los tres mejores años en la historia del país, superado sólo por 2008 y 2007”. El plan de obras públicas en el marco de un año electoral fue uno de los estímulos para que el negocio no se desplomara en el país. Minetti (perteneciente al grupo Holcim), Cementos Avellanda y PCR son los actores que completan el panorama del mercado local.

De cara al nuevo año

Venezuela, por su parte, está viviendo el primer año completo de la nueva etapa en el mundo cementero, ya que en abril de 2008 el presidente Hugo Chávez decretó la nacionalización de la industria, hasta entonces en manos de Cemex, Holcim y Lafarge. Hoy, la Fábrica Nacional de Cementos tiene una producción estimada de 9 millones de toneladas al año. Según los datos oficiales, además, el mercado tuvo un incremento del 7% durante el primer trimestre del año.

Perú produjo 6.6 millones de toneladas en 2008 y, para septiembre de 2009, había alcanzado los 5.1 millones de toneladas, un 2,17% más que lo que se había generado para esta misma altura un año antes, de acuerdo a las estadísticas de la Asociación de Productores de Cemento (ASOCEM). El negocio está dividido entre seis empresas: Andino, Lima, Pacasmayo, Selva, Sur y Yura. En Chile, mientras tanto, el negocio, que produjo unos 4.5 millones de toneladas en 2008 y que tiene un nivel estable para este año, quedó en manos de Lafarge (que tomó la operación de la histórica Melón), Polpaico (hoy controlada por Holcim) y la local Bio Bio, con aproximadamente un tercio del mercado cada una.

Existen dos desafíos clave de cara al 2010. El primero, es recuperar el crecimiento que mostró el negocio en la etapa previa a la crisis de 2008. Las cámaras y los especialistas muestran optimismo. El segundo es que  aparece como una constante la variable ecológica. En Brasil se enorgullecen de que la industria es responsable de una baja del 2% en la emisión de gases a la atmósfera, mientras que la cámara mexicana afirma que “la industria cementera es el único sector industrial certificado como industria limpia en el país”, con todas su plantas certificadas. Esto implicará grandes inversiones por parte de empresas del sector para cumplir con todas las normas medioambientales.

A pesar de la crisis financiera internacional, el 2009 será recordado como un año de florecimiento del negocio, aunque no fue el período en el que el cemento estuvo más duro que nunca.  CPA

Comente sobre este Artículo

*
Ir Arriba

Contactar Editor
Imprimir
Recomendar

Ultimas Noticias Publicadas en CPA
Este artículo pertecene a Construcción Pan-Americana Constructora argentina implementa software para apuntalar su desarrollo
Ultimas Noticias Publicadas en MPA
Este Artículo pertenece a Minería Pan-Americana Perú invertirá US$2.000 millones en la región Junín